Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la usabilidad y seguridad de la página web y obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios. Si está de acuerdo pulse ACEPTAR o continúe navegando. Más información en Política de Cookies.

Impresión 3D en la industria

Desde hace unos años el sector de la impresión 3D es un sector en auge y que crece año a año, de hecho, desde el 2016, las empresas que han adoptado alguna de las tecnologías de impresión 3D ha crecido un 65% y las perspectivas es que ese porcentaje siga en aumento en los próximos años. Aún así, todavía hoy en día hay muchas empresas que tienen dudas sobre su utilidad, qué tecnología es mejor para ellos o cuáles son los pasos a seguir para implantarla en su sistema de producción.

Cada vez más, la impresión 3D se está usando para la creación de piezas finales y no solo para el prototipado rápido, y esto es posible gracias a la rápida evolución tanto de las tecnologías como de los materiales. La clave para poder implantarla con éxito es identificar qué técnica es la más adecuada y cómo incorporar dicha técnica en la producción. Desde Rysia, ponemos nuestra experiencia a disposición de las empresas para ayudarlas a elegir la mejor tecnología para ellos e implantarla en su proceso de producción. Las formamos tanto en hardware como en software, así como en los distintos materiales de impresión. También realizamos acciones de mantenimiento y reparación.

 

¿Beneficios de la Impresión 3D en la industria?

Los principales beneficios de implantarla son: el ahorro en tiempos, costes y materiales. Algunas de las principales aplicaciones en la fabricación industrial son:

  • La creación de prototipos, esta fue una de sus primeras aplicaciones ya que permite crear prototipos con mucho menor coste y tiempos, lo cual facilita el desarrollo de nuevos productos y permite a las empresas lanzarlos antes al mercado.
  • Creación de piezas finales con geometrías complejas que no se pueden fabricar mediante las técnicas tradicionales (inyección de plástico, mecanizado, etc).
  • Se complementa con otras tecnologías, como la robótica. Puede ser implementada para desarrollar las garras del robot, en los grippers y en otras piezas que van sufriendo desgaste por su uso.
  • Eficiencia en la cadena de montaje, incrementa la rapidez de producción, reduce los costes y permite integrar un sistema flexible de fabricación.
  • Fabricación de series cortas/medias, permitiendo la reducción en tiempos y costes de fabricación, y a la vez aumentar el tiempo dedicado a innovación y desarrollo tan valorados hoy en día.
  • Ahorro en costes de almacenamiento ya que, con la impresión 3D, ya no es necesario tener un alto stock de cada una de las piezas que la empresa fabrica porque, con la impresión 3D es posible ir imprimiendo bajo demanda.
  • Personalización del producto según el cliente.

 

Sectores que utilizan la impresión 3D

Hay algunos sectores que llevan años implantandola. Es el caso de la automoción, que ha sido uno de los pioneros en comenzar a aplicarla en sus procesos de producción. Uno de los mayores problemas que tienen estas empresas es que desde que venden el último coche de un modelo están obligados a tener piezas de recambio durante 30 años, la impresión 3D les permite poder ofrecer esos recambios sin necesidad de tener que almacenarlos y, simplemente, los van imprimiendo según los van necesitando.

Otro de los sectores que más interesados se muestra en las ventajas que ofrecen la impresión 3D es el sector aeronáutico. Una de las razones que les atrae es que esta les permite hacer diseños y geometrías más eficientes que con otros métodos de producción. Airbus lleva años investigando las aplicaciones de la fabricación aditiva porque la reducción de peso es lo que más busca todo fabricante de aviones ya que, con cada kilogramo de peso que se le resta a un avión, evita la emisión de 25 toneladas de dióxido de carbono y, las piezas producidas a través de impresión 3D pesan hasta un 55% menos y reducen la materia prima utilizada hasta en un 90%. El principal escollo para implantar en mayor porcentaje la impresión 3D, son las exigentes demandas y las exhaustivas pruebas a las que las someten las reguladores pero, es cuestión de tiempo que se acabe extendiendo su uso.

La construcción es otro de los sectores que está investigando las posibilidades que les puede ofrecer. De hecho, hoy en día ya nos encontramos con puentes hechos mediante impresión 3D como el que realizó la empresa MX3D en Amsterdam o, sin ir más lejos, la empresa española Acciona ha impreso con esta tecnología en Alcobendas el primer puente peatonal del mundo. También, ya nos podemos encontrar con casas impresas en 3D lo que supone un gran ahorra tanto en tiempo como en precio con respecto a la forma tradicional de construirlas. De todas formas, aún habrá que esperar unos pocos años para que esto se convierta en algo habitual.

En lo que se refiere al ámbito sanitario, hay multitud de ejemplos para explicar su utilidad, que van desde empresas que se dedican a la especialidad fisioterapeútica y traumatológica, a empresas dedicadas a la implantología o a la discapacidad. Hay varias empresas españolas que la aplican en el ámbito traumatológico para crear férulas que mejoran la inmovilización con respecto a las férulas tradicionales. También se están creando prótesis de plástico a medida del paciente, lo cual supone una gran ventaja. También se está usando en cirujía, ante operaciones complicadas, imprimen la parte que hay que operar para poder estudiarla con una réplica exacta y saber mejor cómo abordar la operación.

Estos son solo algunos ejemplos porque cada vez son más sectores los que están acercando a la impresión 3D a la industria y beneficiándose de sus ventajas cómo pueden ser el sector de la joyería, el naval, téxtil, odontología, etc.

 

 

 

 

¿Te llamamos?

Déjanos tu teléfono y te llamamos para resolver cualquier duda que tengas.