Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la usabilidad y seguridad de la página web y obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios. Si está de acuerdo pulse ACEPTAR o continúe navegando. Más información en Política de Cookies.

Materiales para impresión 3D

El mundo de la impresión 3D está evolucionando constantemente, actualmente el sector está teniendo un crecimiento de un 500% por año, y hay expertos que pronostican que esta expansión se mantendrá en el tiempo posiblemente hasta 2025.

Debido a este crecimiento, cada vez más empresas están introduciendo la impresión 3D en sus procesos de fabricación y demandan más variedad de materiales. Por ello, cada poco tiempo sale algún material nuevo o mejoran alguno ya existente. En este artículo vamos a repasar, guiándonos por nuestra experiencia, cuáles son los materiales más demandados por los distintos tipos de industrias.

PLA

El ácido poliláctico o PLA es, hoy en día, el material más extendido en la impresión 3D debido a su bajo coste y a su facilidad de impresión, se puede imprimir en cualquier impresora lo que hace que sea también el material más extendido entre los particulares.

Otra de sus grandes ventajas es que se trata de un material biodegradable ya que está hecho de materiales como el almidón de maíz, la maicena o la caña de azúcar. Además, no emite ningún tipo de humo nocivo cuando se imprime, esto hace que sea una muy buena opción para el ámbito escolar o médico. De hecho, este último lo sector lo está demandando cada vez más ya que en un tiempo reducido el material se degrada en ácido láctico, el cual es inofensivo dentro del cuerpo.

Otras aplicaciones que tiene son prototipado, figuras, maquetas, moldes, etc.

ABS

El ABS seguramente sea el termoplástico más usado en la industria a día de hoy. Entre sus características destacan la resistencia, flexibilidad y amortiguación, lo cual lo hace un material resistente a los impactos y al calor.

Es un material muy usado en la industria de la automoción, en la fabricación de tubos (como tubos de desagüe o de ventilación), ensamblajes electrónicos, cascos protectores, estuches protectores y los famosos ladrillos de Lego.

Un gran hándicap que tiene el ABS en la tecnología de impresión 3D es su dificultad a la hora de imprimir. Es una material que presenta un warping elevado y separación entre capas, por ello es necesario que la impresora esté totalmente cerrada y mantener los ventiladores de capa apagados durante la impresión. Debido a este gran inconveniente se está investigando en otros materiales que puedan sustituir al ABS.


PLA 3D870

El PLA 3D870 es uno de los filamentos que nació para sustituir al ABS en el ámbito de la impresión 3D. Tiene una resistencia mecánica similar al ABS pero manteniendo la facilidad de impresión de un PLA, de ahí que poco a poco vaya ganándole terreno al ABS a la hora de elegir el material con qué hacer nuestras piezas. La resistencia térmica que tiene es algo inferior al ABS pero, de todas formas, aguanta hasta los 80ºC aproximadamente.
Otra de sus ventajas es que, al igual que el PLA, es completamente biodegradable y, junto a su facilidad de impresión, hace que sea un material apto para todo tipo de impresoras y entornos de trabajo.
Por último, es resistente a la pérdida de color ante los rayos UV lo que lo convierte en una alternativa al ASA.

PETG

El PETG está compuesto de politereftalato de etileno (PET) que es el plástico más utilizado en el mundo ya que es el plástico con el que se envasan la mayoría de alimentos y bebidas y, además, está presente en muchas fibras de la ropa. A esto se le añade glicol para conseguir el PETG que es un material más común en el ámbito de la impresión 3D. El añadirle este componente da como resultado un material mucho más resistente a la cristalización y al impacto.

El PETG es uno de los materiales más utilizados en la impresión 3D debido a las muchas características que tiene. Presenta unas características similares al ABS en cuanto a flexión, tracción e impacto pero tiene una facilidad de impresión similar al PLA. Tiene una resistencia a la temperatura de 85ºC, intermedia entre el PLA y el ABS. También es resistente a los agentes químicos.

El PETG tiene el certificado de BIOCOMPATIBILIDAD médica USP Clase VI o ISO 10993-1 (válido solo en color natural) lo que lo convierte en el material idóneo para recipientes de alimentos.

Te puede interesar:
¿Te llamamos?

Déjanos tu teléfono y te llamamos para resolver cualquier duda que tengas.